Errores a evitar al comprar un gorro o pañuelo oncológico

Elegir un buen gorro o pañuelo para la quimioterapia no es tan simple, como puede parecer a primera vista. Pero sobretodo...¿Qué es todo lo que existe? ¿Qué debo tener en cuenta al comprar un turbante o gorro oncológico? Es normal, empezar a buscar pañuelos oncológicos antes de comenzar la quimioterapia, cuando todavía tienes cabello. Por esa razón, todavía no sabes como te sentirás sin cabello... Y esa es exactamente la razón por la cual queremos compartir contigo los errores de principiante. Te contamos que hay que tener en cuenta y te damos unos consejos para abordarlo mejor.

ERROR NUM. 1 -> Negarse a ir a una tienda especializada en gorros oncológicos


Algunas de vosotras no se atreven a visitar a una peluquería o centro especializado en gorros y pañuelos oncológicos. Otras personas nos admiten que temen adentrarse en el mundo de la enfermedad. Entonces, visitan tiendas normales, pero allí sólo se venden gorros para el exterior, de textiles demasiado cálidos para llevarlos durante mucho tiempo en el interior. Adicionalmente, esta clase de gorros no cubren lo suficiente por la parte de atrás, algo fundamental cuando queremos disimular la falta de pelo.
Además, si usáis un foulard o pañuelo, no siempre es sencillo conseguir un resultado cómodo, ya que tenemos que hacer nudos, y según el tipo de tela puede resbalar, lo que nos obliga a atarlos fuertemente, y por lo tanto es difícil que sean cómodos de llevar.
Nuestro consejo: Atrévete a llevar pañuelos y gorros oncológicos especialmente diseñados para pacientes bajo quimioterapia. Encontrarás gran variedad de modelos en nuestra tienda online

ERROR NUM. 2 -> Comprar gorros y pañuelos oncológicos con costuras interiores gruesas.


Otro inconveniente de los gorros “normales” es que no han estado diseñados para llevar bajo un cuero cabelludo desnudo y sensible. Normalmente, llevan costuras interiores que pueden rozar y acaban por molestar e irritar la cabeza. Cualquier pequeña herida o irritación debe evitarse en la medida de lo posible durante la quimioterapia.
No tener cabello, requiere de una serie de requisitos técnicos que cubran las necesidades del paciente bajo quimioterapia: Aportar volumen, fijación, comodidad y confianza. Toda nuestra colección de turbantes oncológicos reúne estas funcionalidades que son esenciales.

ERROR NUM. 3 -> Evita los tejidos sintéticos


Las fibras sintéticas no son transpirables, no absorven la humedad. Y además puede producir alergias e irritación en la piel del cuero cabelludo. Los turbantes oncológicos de seda tampoco son una buena solución porque su tela es muy resbaladiza y hace que nunca quede en su sitio, lo que nos hará sentir muy inseguras. Recomendamos los gorros oncológicos de algodón, bambú y viscosa (una fibra natural). Los gorros oncológicos de fibras naturales (como el algodón y la viscosa) son totalmente transpirables y termoreguladores.

Por otra parte, tenemos los pañuelos y gorros oncológicos de bambú: contienen agentes antibacterianos, y aportan máxima suavidad. Son autoreguladores de temperatura, lo que hace que sea cálido en invierno y fresco en verano. Además, aportan una absorción de la humedad muy superior, por lo que hace que el sudor se evapore más fácilmente.


ERROR NUM. 4 -> Elegir siempre el negro y el gris


Es normal decidirse por colores negros y grises, pensando que son básicos que podemos combinar fácilmente. Pero, puede ser que te veas más pálida. Es más, el negro acentúa las ojeras, por lo que te recomendamos que te atrevas con colores vivos. Ya verás que lucirás más vital y alegre. También queremos remarcar que un gorro o pañuelo oncológico en colores oscuros también debe estar en vuestro fondo de armario. El negro es un color muy elegante, cuando tengas un acontecimiento y estés bien maquillada!

Nuestro consejo: No hay que tener miedo a renunciar a los colores formales que probablemente estés más acostumbrada a llevar. Durante la quimioterapia, los colores vivos iluminan no sólo tu cara sino también tu estado de ánimo. Gana en energía y estilo!
Si prefieres los colores más sobrios, compleméntalos con accesorios como pendientes, broches o un foulard que aporte un toque más glamuroso.