El cannabis (conocida comúnmente como marihuana) se usa con fines medicinales para disminuir los síntomas adversos de la quimioterapia. A continuación, mencionamos qué tipos de mejoras se pueden producir y porqué científicamente se pueden producir: 

Cannabis capsulas

Reduce los vómitos y/o náuseas: las náuseas y pérdida del apetito son los efectos secundarios de la quimio.  El Instituto Nacional del Cáncer (NIH) nos explica cómo la inhalación de cannabis a través del humo o la vaporización es un método más efectivo ya que su acción es más rápida que los extractos de marihuana por via oral o THC sintético. 

 

Cannabis medicinal

Unos estudios controlados por NORML.org nos indican que cuando se usa en combinación con ciertas quimioterapias, el cannabis puede incrementar la eficacia de los medicamentos contra el cáncer.

Alivia el dolor y reduce la inflamación: un estudio del Journal of Pain and Symptom Management demuestra que la marihuana reduce de una manera importante el dolor asociado al cáncer. Los autores de este análisismencionan que contiene extractos de THC y CBD (2 componentes químicos) que se usan para tratar el dolor en pacientes que no responden a los medicamentos típicos reductores de dolor de tipo opioide. El THC y CBD pueden trabajar en forma conjunta para disminuir el dolor y reducir la inflamación en formas que el THC sólo o con receta de analgésicos para el dolor no pueden. 

Queremos destacar que dado el carácter ilegal de esta planta, los pacientes tienen problemas para conseguirla y también para conocer la dosis y la pauta de administración necesaria. De ahí la importancia de que consulte con su médico especialista antes de tomar una decisión.