La quimioterapia y la radioterapia siguen siendo sinónimo de gran fatiga.

Los signos de fatiga son numerosos. Incluso después de una buena noche de sueño, el cansancio puede continuar. Pero, no se preocupe, a continuación le explicamos algunos remedios para que tenga en cuenta:

- La siesta es su mejor aliado. Es muy aconsejable reposar diariamente durante el día. El horario de la siesta será como máximo a las 15.15h., no más tarde. En contra de muchas teorías, también cabe decir que demasiado descanso también puede aumentar la fatiga.

Siesta

- Gaste su energía en los momentos más importantes y que la hacen sentirse feliz. Deje de lado, las cosas que no valen la pena.

- Redescubra el placer de tomarse su tiempo. Tómese su tiempo y no tenga prisas.

- Siéntase libre para ayudar a las personas en su alrededor. 

- Para dar un gran impulso de ánimo a su cuerpo, una alimentación saludable es superimportante. Evitar una dieta llena de grasas, dulces o salados.

Ejercicio ligero

- Una actividad física regular es esencial. Es aconsejable llevar una actividad que se adapte a su condición física. Un paseo corto o unas piscinas. Además, esta actividad física aumentará su moral.

 

Naturalmente, algunas fatigas son incompatibles con la simple acción de subir escaleras o bien preparar la comida, o incluso lavarse, vestirse, asistir a eventos, etc. La fatiga puede afectarle diariamente como una enfermedad. Así que es mejor ir despacio y no apresurarse. La conclusión es no dejar que la enfermedad le impida moverse y hacer cosas.